cerrar Actualice su navegador
El navegador que está usando en este momento se encuentra desfasado y no cumple los estándares actuales para páginas web. Si quiere disfrutar una versión actualizada de este y otros sitios web, recomendamos que lo actualice gratuitamente a través de uno de estos enlaces:
Internet Explorer 9 Mozilla Firefox Google Chrome
 980x148

Editorial

Editorial | 18 de enero de 2012

  Si algo bueno tiene nuestro rico idioma español, es que existen refranes para describir o explicar cualquier situación que se presente. Cuando no podemos llegar a una conclusión definitiva el refrán nos salva la situación.

Mirta Luaces.-  Si algo bueno tiene nuestro rico idioma español, es que existen refranes para describir o explicar cualquier situación que se presente. Cuando no podemos llegar a una conclusión definitiva el refrán nos salva la situación.

Así las cosas, para describir a los comisionados del Condado Palm Beach, podríamos usar el conocido refrán de “o se peinan o se hacen papelillos”.

Los papelillos en referencias, en algunos países de Latinoamérica, se describen como tiras de papel que nuestras abuelas, usaban para rizarse el cabello. La cabeza la llenaban de estos incómodos papelillos, usualmente antes de acostarse a dormir, para lucir en la mañana una hermosa cabellera de pelo crespo

Este refrán, en cuestión suele aplicarse a personas, que ante una situación difícil, unas veces piensan, dicen o se refieren a algo, y después cambian de opinión, expresando lo opuesto a lo que acordaron con anterioridad.

Este parece ser el caso de los comisionados del Condado, que no se ponen  de acuerdo en cuanto al juego de azar autorizado.

El  Palm Beach Kennel Club, el canódromo localizado en West Palm Beach, además de las carreras de galgos, el lugar posee licencia de juego,  en la actualidad existen 60 mesas para jugar póquer, y han solicitado de las autoridades del Condado, la licencia para establecer máquinas de juego al estilo de los casinos.

En la sesión de la Comisión del Condado, del 20 de diciembre, los comisionados acordaron que dejarían que la población del Condado decidiera el asunto de la máquina de juego

El caso es que a pesar de las protestas de la Asociación de Pastores Hispanos, y de pastores de iglesias anglos y de un sector de la comunidad que se oponen a la medida, la Comisión decidió el 20 de diciembre, que el asunto sería resuelto por los votantes, en las elecciones de noviembre del 2012, cuando el referéndum sobre las máquinas de juego aparecerá en las boletas electorales.

Sin embargo, durante la sesión de la Comisión del 4 de enero, los comisionados por unanimidad, decidieron, no emitir nuevas licencias para abrir  nuevos cafés cibernéticos en las aéreas no incorporadas del Condado, por considerar que estos lugares ofrecen juegos de azar,  usando la Internet, la decisión no afecta a los cafés cibernéticos que ya operan en el Condado.

Lo que es difícil de entender es, la postura de los comisionados del Condado, por un lado evaden la responsabilidad de no permitir máquinas de juegos, en el Condado, y por otro aceptan la responsabilidad de que es necesario tomar acción en contra de los juegos de azar.

¿Quién los entiende? En verdad ni se peinan ni se hacen papelillos.

Palm Beach